Miguel Ángel Jiménez Consultor ecommerce, inmerso en las entrañas de la red

10Feb/110

La vida vista desde un MacBook Pro

MacBook ProDesde hace un par de semanas trabajo con un flamante ordenador del gran fabricante Apple. En concreto se trata de un MacBook Pro.

Llevo toda la vida trabajando con sistemas operativos de Windows y en algún caso puntual he trabajado bajo varias distribuciones de Linux y, aun así, la adatación a Mac OS X, ha resultado realmente sencilla. Aún se cuela algún patinazo en cuanto a arrobas, almohadillas o simbolos varios que se usan en la programación, pero en cuanto a uso estándard, la adaptación está echa al cien por cien.El MacBook Pro no está precisamente descalzo, con un procesador I5 y 4Gb de RAM a DDR3, permiten cubrir con total seguridad todas y cada una de las perrerías que queramos hacer. Hoy sin ir más lejos, trabajando con Adobe Ilustrator, Adobe Photoshop, Netbeans, Mamp y Firefox, la máquina ha funcionado con total serenidad. Si eso lo viera mi pobre Asus, que tuve que jubilar por falta de potencia, seguramente se echaría a llorar de impotencia.

Por otra parte, el Trackpad, hace muy muy muy difícil echar de menos un ratón. Navegar por la pantalla, carpetas, documentos y páginas de internet nunca me habia resultado tan fácil. Personalmente creo que cualquier ordenador portátil con Windows o Linux, están bastante lejos tanto en rendimiento como en facilidad de uso, comparándolos con cualquier MacBook Pro. Por descontado no hablemos de sus 6/8 horas de batería a uso normal...

Solo he encontrado un par de pegas o inconvenientes con el MacBook Pro de Apple, la temperatura y alguna facilidad que me ofrecia Windows 7.

La temperatura en edición de texto y navegando por la red oscilan los 40 grados centígrados. Hasta aquí bien, pero cuando toca trabajar editando imágenes y programando con Netbeans, la temperatura se dispara a unos 60/65 grados centígrados. Esto no sería un problema si la temperatura no se transmitiera a la estructura metálica del portátil, llega a quemar, y si no se me quedara congelado el Mac. Deduzco que esto es un método de protección para que no se estropee el hardware. Estoy probando smcFanControl, que permite regular las revoluciones de los ventiladores, a ver si reduzco la temperatura.

Las facilidades que me faltan son las maneras de maximizar y ordenar las ventanas con las que trabajar. Windows 7 permite maximizar o ajustar una ventana arrastrándola al margen superior o lateral, respectivamente. En MacBook Pro sólo puedes maximizar las ventanas con su respectivo botón y no siempre se ajusta a la ventana, muchas aplicaciones solo se ajustan al alto de la pantalla.

Resumiendo cuentas, creo que ha sido una buena inversión. Aún me queda mucho para poder sacarle el máximo rendimiento a esta estupenda máquina, pero por lo poco que he trabajado con ella, creo que cumplirá todas mis expectativas.

Si de verdad necesitáis un ordenador, y potencia para trabajar, un MacBook Pro de Apple cumplirá seguramente todas vuestras necesidades.

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment



Aún no hay trackbacks.